HABEMUS

A mis queridos seguidores twitteros

La mayoría de nosotros nos consideramos cristianos, esto significa que todos procuramos ser seguidores y por lo tanto imitadores de Cristo; sino no lo sos. El apóstol Saulo (San Pablo), gran enemigo de Dios creía ser uno de los mas celosos seguidores, hasta que un día es arrojado a tierra y el mismo Espíritu de Dios es quien le dice: “¿por que me perseguís,? Así que, atentos todos aquellos que creemos ser parte del reino de Dios solo diciendo “pertenezco a “X” religión. 

En carácter humilde de seguidor de Cristo Jesús,  cabeza de la Iglesia y, podríamos decir, “fundador del movimiento”  – quiero aclarar que este hombre llamado Jesús nos ha hecho a todos los que le seguimos “hijos”  y de ahí la palabrita “hermanos”-  Por eso quiero dejar en conocimiento que seguir a Jesús y ser hermano en Cristo no es privativo de ninguna religión, sino de aquellos mencionados mas arriba…en fin. Unos u otros, sea cual fuere su practica religiosa cristiana, nos hemos desviados en cosas diferentes como cuerpo (los diferentes grupos cristianos) y hemos adquirido “vicios que se transformaron en patologías (pecados) y a cada parte del cuerpo según su actividad la enfermedad adquirida.
Para unos idolatría, adorar imágenes o estatuas; a otros, amor al dinero, otros vanidad extrema, otros violaciones, otros robo de dinero y la lista triste que mancha la investidura de la iglesia continua…Todos han buscado la manera humana de llegar a Dios olvidando que en definitiva, es acepto a Dios en primer lugar, quien le ame y ame al prójimo, quien practique la paz y la justicia, Y justicia también es la humana, Y por sobre toda practica…AMOR. Lo demás,  el como llegar a Dios, es obra del Espíritu Santo con la persona, quien lo hace de manera genuina y unipersonal sin intermediarios. Según la biblia, es el único mediador entre Dios y los hombres, en fin…tanta perolata para decirles que Bergoglio es, como toda autoridad, una autoridad puesta por Dios; no comparto muchas cosas con la iglesia católica, pero si un deseo genuino tengo, es que la iglesia y sus seguidores, donde ahora me incluyo, podamos acercar a la gente a Dios practicando el amor y la justicia para traer paz sobre la tierra, es mandamiento divino. Tomemos el evangelio como herramienta para ayudar y acercar vida y luz a otros y no como algo personal en el que busquemos vanidades que solo satisfacen al corazón de unos pocos lideres religiosos.  

Un nuevo mandamiento les doy, dijo Jesús: “que se amen unos a otros” salud al nuevo papa romano!

Deja un comentario

Archivado bajo Otras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s