Hay algo mejor después de todo

“Nos hace sufrir, pero también nos compadece, porque es muy grande su amor. El Señor nos hiere y nos aflige, pero no porque sea de su agrado”. Lamentaciones 3: 32-33 (NVI)

“No es acaso por mandato del Altísimo que acontece lo bueno y lo malo? Lamentaciones 3:38 (NVI)

Muchas veces pasamos por situaciones que nos tiran abajo, nos aflijen, nos hacen sufrir, lloramos y nos lamentamos de lo que nos está pasando y le preguntamos a Dios por qué Él permite que nos sucedan esas cosas. A veces pensamos que por ser hijos de Dios tenemos que vivir siempre la vida de color de rosa, que los problemas no deben existir a nuestro alrededor, que Dios no va a permitir que algo malo nos pase. Es cierto que Dios nos cuida y se encarga de nosotros, pero a veces permite que nos sucedan cosas malas para cumplir un propósito específico. Creo que ya había hablado de algo similar anteriormente, pero no está mal refrescar la memoria, jeje!
No es que Dios se agrade en hacernos sufrir, pero en su infinita e insuperable sabiduría, Él sabe por qué lo hace. Todo llega a buen punto al final, ya sea para moldearnos o para cumplir con alguna promesa que nos ha hecho. El atravesar por esos conflictos que nos abruman nos hace crecer, nos hace dar cuenta del poder de Dios una vez que ya hemos pasado por ese dolor.
Si no atravesamos por ciertas situaciones, no vamos a poder experimentar una faceta que Dios quiere revelar a nosotros en nuestra vida. Si Mimi no se hubiera dado ese golpe en la cabeza que la dejó semmi inconciente, ella nunca hubiera experimentado el sentir que Dios era el que estaba en control de todas las cosas y que era aquel que tenía su vida en sus manos.
No nos quejemos por las cosas que nos suceden, más bien preguntémonos qué es lo que Dios nos querrá mostrar al final de todo… pero siempre es bueno recordar que pase lo que nos pase, Él nos sostiene y nos alienta, porque sabe a donde nos está llevando. Si estás pasando algo similar, no te aflijas, no llores. Dios sabe como te sentís, te ve llorar cada noche y oye tu lamento. Pero está dejando que atravieses por esto para llevarte a algo mejor. No desistas. Él te acompaña y te sostiene con su diestra poderosa. No va a dejar que sufras más de lo que puedas soportar.

Deja un comentario

Archivado bajo Otras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s