Deboraste tu pichón.

Plumas de acero bruñido en delicada fragancia de tormenta alza sus alas, ave de rapiña de apetito insaciable busca en exquisito olfato a quien apresar.

Su aleteo, susurro fragil de fuerte oscuridad, vestida de luz en el seno del hades ronda eróticos celajes.

Su pico destila oscura miel, y hace el amor entre gélidas brumas marítimas; su agitado respirar enrarece el dulce diálogo de dos enamorados.

Deja un comentario

Archivado bajo Otras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s