Gente Tóxica

Hace unos pocos días conversé con un amigo que vive fuera de la gran ciudad, gracias a Dios la tecnología nos permite estar tan cerca pero tan lejos a la vez, es esa extraña fuente que da ambas aguas en las que solemos beber nuestra sociabilidad cotidiana, en fin, no es el objeto de este escrito…

Me comentaba sobre una relación de círculo cerrado, una relación que si la escribiríamos de manera gráfica sería algo así: ” una línea constante que se mantiene atravesando ondas gráficas y cuyos ciclos no son afectados por esta recta” en otras palabras me refiero a relaciones enfermizas que se mantienen en el tiempo sobre nuestras vidas y que no importa cuán bien o cuan mal estemos, siempre está ahí, a veces en silencio, latentes, esperando aparecer y claro, siempre visibles cuando estamos en la fase “baja” de la onda.

¿Cómo podemos solucionar este problema cada vez más frecuente en nuestros entornos?

Soluciones mágicas no existen, pero si acciones que se visten de tal cosa. Revisando mis anaqueles encontré un libro que pertenecía a mi mamá “Gente Toxica” de Bernardo Stamateas, no es una persona que me cause mucho agrado, pero confieso que siempre me gustó la idea de que hay gente alrededor nuestro debe ser quitada, es un trabajo individual en el que debemos quedar absolutamente solos de ser necesarios, y es en ese estadio de soledad donde en vez de auto compadecernos debemos ver la oportunidad única de volver a escribir nuestra historia con sabiduría, es un blanqueo de cuenta, un momento que puede transformarse en un HITO espiritual, psicológico y por supuesto EMOCIONAL.

Te aliento a que re escribas tus paginas, cuando estés en esos momentos, expulsa de tu vida a todos los que crean ese círculo cerrado que daña tu vida, nadie merece caminar este viaje de manera tortuosa de forma innecesaria, no olvides dar respeto y cordialidad a los que expulsas de tu vida, que realices esta acción no significa que debas odiar, muy por el contrario debes ser superior y demostrarte altura ante la adversidad.

Una palabra del Cielo:

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos […] Salmos 46.

No hay mejores brazos que los de Cristo, si no sabes cómo llegar, acércate a alguien que lo haga, o contáctate conmigo. Se valiente en medio de los problemas.

Deja un comentario

Archivado bajo Otras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s